Dark Mode Off / On

TU FARO INTERIOR

  • Abraza la incertidumbre del momento presente

    ¿Abrazar la incertidumbre? ¿Cómo es eso?

    Es cierto que siempre hay una constante: el cambio. El cambio que nos invita a tomar caminos diferentes, a salir de la zona de confort. Una manera es dejar de resistirnos y aceptar en conciencia lo que viene a decirnos.

    El mundo vive tiempos muy difíciles, el corazón se toca y se conmueve ante el dolor y el sufrimiento ajeno que nos vuelve compasivos. Ese sufrimiento que muchas veces toca nuestro propio dolor y nos lleva a reflexionar sobre algunas heridas del pasado tal vez aún no sanadas. El sentimiento de impotencia que se apodera al pensar en familias que ni la deben ni la temen y tienen que salir de sus casas en un éxodo, buscar refugio en algún lugar lejano y vivir el miedo, terror entre explosiones y mirar cómo se desmorona la vida justo detrás de una pandemia.

    No hay palabras de consuelo que animen, pero yo te pregunto hoy ¿Qué te causa incertidumbre a ti exactamente? Dos años completitos de pandemia, cuando vamos ya tomando fuerza y acostumbrándonos, o no, al cubrebocas, reintegrándonos a la vida fuera. Cada uno su propia incertidumbre.

    ¿Qué ganancias has tenido en este tiempo? ¿Cómo podemos responder a esta incertidumbre del momento presente? Seguramente descubriste a tu familia y aprendiste a conocerla de otra manera, nos pasó a todos y aprendimos de ellos. Conocimos la intimidad de cada uno, compartimos espacios, nos cuidamos unos a otros, nos descubrimos. Soltamos viejos patrones y estilos de vida e incorporamos otros nuevos. Aprendimos algo de tolerancia “la convivencia armónica de las diferencias”, A. R. S. Tolerarnos a nosotros mismos en un encierro y sacar la creatividad para pasarlo lo mejor posible ante pérdidas, ante la idea de no ver amigos ni salir a abrazarnos.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • 3 claves para ganar horas en 10 segundos

    El tiempo es uno de los recursos más valiosos que tenemos y no es renovable.    Un grandísimo tesoro al que no se le pone mucha atención porque a todos se nos ha repartido de igual manera. 

    Hoy te pregunto ¿Se te va el día y no alcanzas a hacer lo que verdaderamente desearías?  ¿Sientes frustración por no dedicarte a lo que realmente es importante para ti?  ¿Sabes que te rebasan las obligaciones y compromisos y no está en tus manos cambiarlo?

    Retomar la vida como quien va a invertir en una hipoteca y analiza las distintas posibilidades que ofrece el mercado, buscando la mejor opción para mi presupuesto.  Revisar cada inciso de un contrato antes de firmarlo y comprometerme por años en una cuota fija que voy a pagar para disfrutar de un bien.

    1.      Analizar en qué empleo mi presupuesto de valiosas horas cada día.   Ese tiempo precioso que no vuelve más y se está gastando en actividades que en ocasiones no me gustan, no tienen sentido, ni aportan a mi desarrollo emocional, espiritual y de conciencia.  Ese tiempo que solo representa quedar bien en un trabajo por la mera cuestión económica tan necesaria para cubrir mis gastos y los de mi familia.  Es cierto, tal vez tengo un contrato laboral que cubre mis necesidades y por miedo a no encontrar algo mejor, me estanco ahí desgastando toda mi energía que podría ocupar en lo que sí le da un sentido profundo a mi vida.

    2.       Analizar cuáles vínculos en verdad son significativos para mí y soltar con gratitud esas relaciones que no me dejan ser yo mismo y compartirme en mi mejor versión.  ¿Te has preguntado si todos los vínculos que tienes son nutritivos para ti y de la misma manera te permiten aportar a ellos?   Seguido escucho personas que no están a gusto en relaciones y siguen ahí por la costumbre o por miedo a una soledad temporal que asusta, que no se permiten alejarse de ciertas personas que las menosprecian, ningunean o no las valoran. ¿Sabes cuánto tiempo y energía te roba eso?  Porque no solo es el tiempo que pasas físicamente sino la cantidad de horas que pasas rumiando la idea de qué haces ahí sin salir y lo feliz que podrías ser de otra manera.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ

  • 3 claves para garantizar fidelidad en una relación

    ¿Alguna vez te planteaste si hay garantías de fidelidad en cualquier tipo de relación? Pues las hay y es más fácil de lo que tú crees. Vamos a ello.

    Hay tantas definiciones que encontré sobre esta palabra y en resumen se refiere al cumplimiento de compromisos acordado respecto a relaciones, ideas y compromisos Tiene que ver con la constancia y determinación. Capacidad de dar cumplimiento a promesas o acuerdos que se asumen. Relacionado a la lealtad.

    En Lucas 16: 10 dice: El que es fiel en lo poco, también será fiel en lo mucho; y el que no es fiel en lo poco, tampoco lo será en lo mucho.

    1. Conocer tusvalores y tenerlos tan claros como el agua cristalina. Saber con exactitud qué es lo que para ti es fundamental y lo que no aceptas ni permites. Lo que noesnegociable en tu vida y que te lleva de la mano a ponerlímitescon facilidad.

    2. Ser fielatimismo. Sinoeresfielatimismo,nopuedesserfielanadie. Si sabes que es lo que para ti es fundamental, lo haces valer con entusiasmo y sin ningún esfuerzo. Te respetas con facilidad y no dudas. Así de sencillo. No te vendes por poco. Cumples tu palabra.

    3. Ser Congruente. Se refiere a pensar, decir y hacer en la misma dirección. Es decir SI cuando quieres decir que SÍ, con seguridad y claridad, de la misma manera dices NO cuando no quieres algo. No hay duda para ti y queda perfectamente claropara los demás.

    Aplicar estas prácticas claves te será de gran utilidad para desenvolverte y poder tomar decisiones fácilmente cuando te comprometes en cualquier relación. Tú mismo irás viendo si la persona, proyecto o empresa empata con tus valores. Hay personas que en su lista de valores tienen la amistad por prioridad, otras el éxitoeconómico, algunos más: el servicio; otros asumen la religión, el deporte o el conocimiento, o los títulos como lo fundamental y todo está bien para cada uno si es fiela esa idea.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ

  • Liberar la culpa y el rencor para sanar nuestro interior

    La culpa es un sentimiento que muchos hemos experimentado de una forma miserable porque sabemos que hemos dañado a otra persona y no hemos podido reparar el daño, en ocasiones ha sido sin querer causar ningún mal y otras veces ha sido conscientes de que algo podía salir mal.

    De cualquier manera, la sensación que se vive es una emoción de tristeza, incomodidad e impotencia ya sea por una culpa real o imaginaria. La culpa se puede quedar instalada por un tiempo largo que nos baja la vibración.

    Podemos sentirnos juzgados o criticados ante la responsabilidad de la acción cometida que ha provocado dolor en el otro. La culpa invita a la reflexión y a querer resarcir el daño realizado, aunque ya no sea posible corregirlo. Incorporar la dimensión del error es un acto de humildad al sabernos frágiles para hacer las cosas correctas todo el tiempo. Cuestionar la intención que nos llevó a dañar puede darnos luz para disminuir ese sentimiento de remordimiento y obsesión.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Decisiones y acciones que nos llevarán a una realización personal: TU FARO INTERIOR

    Se dice que “Si puedes soñarlo, lo puedes lograr”. Esta frase la he escuchado muchas veces y algún día me la creí. Si, me atreví a confiar en un sueño grande, anhelado: Escribir un libro.

    Nacida en una era de altos condicionamientos socioculturales que impactaron en mi formación, he ido aprendiendo que se pueden quitar como las capas de una cebolla que se van retirando, hasta huele feo también, pero el aroma de conquistar sueños se asemeja a un perfume fino y vale la pena. El sabor del triunfo es delicioso como el chocolate negro que me fascina, y también se acaba.

    Todo momento es sólo eso, instantes que se acaban pero que implican una experiencia. Vivir algo que nos hace crecer, nos reta, nos confronta y llega, así como llega la primavera, y también pasa.

    Triunfar es conquistarnos a nosotros mismos y darle batalla al miedo, a la pereza, al que dirán, a la comparación, a cambiar la estrategia para llegar a la meta. Implica atravesar desiertos y noches oscuras, pero con un sentido profundo. Triunfar es decirle a la vida que apuesto por una misión, es comprometerme con un proyecto y resolver todo lo que esté a mi alcance que parece que me detiene y me aparta de él.

    PUEDES LEER LA COLUMNA COMPLETA AQUÍ

  • Cinco tips para lograr tus propósitos del 2022

    ¿Cómo tendría que cambiar todo en tu vida tan sólo porque ya inicia un nuevo año? ¿Mágicamente el 2022 te traerá todo lo bueno? ¿Qué tendrías que hacer para que verdaderamente inicies el año haciendo una diferencia?

    Te invito a que reflexionemos juntos sobre estas preguntas. He escuchado a mucha gente soltando proyectos y sueños que se prometieron y nunca cumplieron. Lo que no se agenda no tiene importancia. Si antes de que cierres el año en tu brindis de noche vieja dejas todos tus propósitos agendados por meses, ¿crees que podrías sentirte más organizado para darle su tiempo a cada anhelo sin que te satures en una lista de interminables deseos que puedan quedar en el olvido? Es decir, no tan solo como una lista, sino respetando el tiempo de cada actividad que te prometes concluir.

    PLANEA ESPECÍFICO. La maravillosa sensación de logro te hace sentir motivado a seguir trabajando con entusiasmo en una meta. Te invito a que te plantees el momento de tu sueño realizado y te visualices como si ya lo hubieras logrado en tiempo y forma. Desde esta visión mires en tu mente los pasos hacia atrás, todo lo que hipotéticamente hubieras realizado hasta que desmenuces semana por semana para que dejes claro cuáles son las acciones precisas a trabajar por mes y así puedas hacer una planeación correcta y adecuada que te pueda dar resultados.

    PUEDES LEER LA COLUMNA COMPLETA AQUÍ…