Dark Mode Off / On

TU FARO INTERIOR

  • Que bonito es irse, para poder regresar…

    Hace poco más de un mes que salí de casa y vine a otra tierra que ya me ha invitado anteriormente.   Vine a India por tercera vez en grupos en pareja y sola.

    Un día en India es como muchos días. No se que pasa aquí pero en un día suceden tantas cosas, encuentros, emociones y experiencias que me cuestionan.   No solo a mi, también lo he platicado con mis compañeros de viaje, de este grupo de formación de yoga y de los Tours anteriores. ¿Por qué experimentamos tanto que mueve el corazón?
      
    Es como estar en sueños de esos que abren varios capítulos en una misma velada. Historias reveladoras  que se entrelazan y no te aburres, incluso te llegas a espantar de lo que sale en tu inconsciente.

    También se mueve mucha energía como quiera que lo entienda cada uno, cómo lo hemos vivido en el Templo Dorado de Amristar en todas las ocasiones. Muchas, muchísimas almas reunidas con cantos en oración, colores y emociones entremezclados.
    Ya hemos regresado de noche a nuestra casa de las montañas a asimilar lo vivido este par de días.

    Estar en India bajo la guía de Ramya Taraka nos abre cada día a posibilidades nuevas de ser, de estar y de aprender; incorporar lo que se queda en el corazón y agradecer lo que no ocupemos.

    Hemos alcanzado ya la mitad del tiempo de la formación para maestros de yoga dentro de una hermosa aula donde  tomamos casi todas las clases con las montañas nevadas 🏔️ como testigos  honrando el espacio en Himalayas en Ram Yoga House. Las clases de filosofía debatiendo temas y reflexionando en equipo lo que Ramya nos pide y cuestionando todo. Exposición de las distintas religiones que ya hemos revisado: hinduismo, budismo, sijismo, jainismo entre las principales y algunas doctrinas cómo el sufismo.  La ciencia del Ayurveda con todo lo que ofrece en sus tres naturalezas, DOSHA: Vata, Pita y Kapha con un poco de lo que se beneficia cada uno en las distintas áreas de la vida: alimentación, concentración, vocación relaciones, etc. Nos faltan diez días más y aún hay muchos temas por explorar y eso es emocionante.

    El sentimiento común del grupo es que estamos como en el kinder descubriendo está sabiduría nueva con la maestra. Nos dejamos sorprender por el encanto de las narraciones de Ramya con su estilo único que le ha dado la experiencia ganada en tantos años de su paso por tierras Indias cómo tradiciones, recetas, cuentos, historias y más.  Escuchamos todos atentos con la curiosidad de niños, cómo sugiere Mario Alonso Puig, así curiosos pidiendo más como cuando te contaban un cuento de pequeño.

    Se pasan las clases muy rápido saboreando cada nuevo conocimiento.

    Entre el Pranayama de las 7:00 am, la clase de yoga a las 8:00 am, desayuno a las 9:30 am, descanso y clases desde las 11:00 am hasta las 8:00 pm, hora que pasamos a cenar y compartir las revelaciones de nuestro día ya cansados. No entiendo porque se me acaba el día tan rápido.

    Ya subimos montaña, visitamos una cascada, recorrido por templos, paseos, caminatas, meditación y reflexiones con el compartir increíble de 12 maestros que tenemos maestría cada uno en nuestra propia sabiduría. Nos reunimos aquí por una sincronía que nos une en este momento.

    He concluido que para mí, la palabra que resume y honra lo que yo hoy estoy viviendo es: VACIAR. Sí, me he vaciado para volverme a llenar y lo recomiendo a todos los que leen estás líneas.

    Logré hacer a un lado temporalmente todo lo que hay en mi vida: consulta, programas, charlas, textos, familia y amor para adentrarme en este hermoso regalo que me ha dado la vida: la invitación de Ramya a sumarme a esta formación y para eso hubo que hacer ESPACIO, sí espacio-tiempo. Vaciarme de todo para poder llenar de nuevo está vasija sedienta y poder recibir lo nuevo.  La distancia de 15,000 km me ha permitido revisar y priorizar de nuevo mi agenda de vida.  Estar lejos para extrañar, valorar y soltar.
    No se extraña lo que tienes a lado, hay que irse para extrañar…

    Algunas personas  me han dicho que no hay manera de salir de su vida, rutina como yo lo he hecho (los hijos, el trabajo, el dinero, el tiempo, etc). Claro que suspendí toooooodo por unas semanas. ¿Me costó? Sí y lo logré, salir de mi misma y de mis ocupadas rutinas.

    Cito al Dr. Alfonso Ruiz Soto, «Si yo no, ¿Entonces quién? Si no es ahora, ¿Entonces cuándo? Si no es con amor, ¿Entonces cómo?» ¿Quién gobierna tu vida?

    Yo te invito a que puedas vivir la sensación de vaciarte un poco de tu vida por un momento, tal vez un día o varios y puedas permitirte revisar lo que haces, cómo lo haces, para que lo haces y con quién lo haces. 
    ¿Que tal sería abstraerte de tu vida un rato para volver con más claridad a tu regreso?

    Acá lejos en India es un camino, pero lo puedes hacer también donde estás hoy si logras separar tus compromisos para replantearte el sentido de este momento. ¿Realmente vale la pena toooodo lo que haces hoy? ¿Estás priorizando tu tiempo y energía correctamente? Tal vez te valdrían algunos ajustes…

    En unos días ya emprenderemos el camino de vuelta a casa, lo haré yo, con una mirada interior distinta por haber vivido unos días diferentes que se quedan grabados en una dimensión del Atma (alma) dejando una huella, casi un tatuaje.

    Me siento muy agradecida de explorarme a través del yoga y de la fusión de energía de búsqueda que me ha regalado este grupo que se hace preguntas donde yo ya he encontrado mis respuestas…

    Gracias querida Ramya por hacer esto posible con tanto amor!
    Gracias por haber reunido un equipo de luz que se ilumina mutuamente!
    Te quiero y admiro tu gran corazón ❤️

  • Viajar a la India: un gran aprendizaje 

    Llegó el día anhelado: subir a la montaña!!! Ese pico alto que se ve desde mi ventana en Ram Yoga House y hoy salimos tempranito al trekking. Doce mexicanos y un equipo local nos acompañaron. Me ilusionaba tanto subir! Ramya Taraka organizó el paseo!

    Subía y subía la ruta de los 9 km hasta que mi cuerpo pidió parar. Hacer alto entre todos los descansos que hice y ver que detenía al grupo y aceptar que ya no podía más. Parece que no me faltaba tanto. 1 km ó 2 km cuesta arriba en la montaña es una barbaridad, y más cuando no eres experta o tan joven como mis compañeros.

    Quería subir a la cima y lo logré! Llegué a MI CIMA y me sentí muy feliz. Despegarme del grupo después de que mi querida Decislava Dudeva fue acompañándome y animando con sus cantos todo el camino hasta que decidí parar. Quería subir más pero reconocí el gran esfuerzo de mis generosas piernas que me llevaron segura hasta muy alto. Me entusiasmaba que mi grupo subiera y espero más tarde oír sus historias y ver sus rostros y compartir sus fotos!

    Al regresar paso a paso a mi ritmo, lentamente, con toda la calma, me detuve varias veces a saludar grupos que subían llenos de vida por llegar a la cumbre. Platiqué con mucha gente y en el puesto de té conocí otro grupo que subía para dormir en esa cima, que ilusión me hizo!

    El regalo más grande es que Dios siempre me dio la fuerza, el ánimo y me acompañó, pues tuve muchas horas para estar solita en oración, reflexión en un paisaje de sueño. Un paso a la vez y luego otro más.      No hay manera de perderse pues hasta donde yo llegué solo un único sendero sube por el mismo que bajas.

    Un momento conmigo misma fue una delicia, entender mi ritmo, mis pausas, mi paz, mi cansancio mis sentimientos.

    Respirar ese aire frío, mirar a las águilas de cerquita, escuchar animales que no vi y me hicieron compañía, me gustó mucho, me confortó el alma.

    Bendito celular que me permitió reportar al grupo mis avances y fotos en algunos puntos para que supieran de mí porque seguramente en la cima con nieve estarían pensando en mi,☺️ y la compañía de Felipe Prado Díaz con algunas llamadas!

    No sé si la bajada me costó más que la subida pero ya estoy de regreso descansando tras un buen masaje relajante de piernas.

    Me encantaría saber ¿Cuál es tu cima? Cada cuando la subes? ¿Te inspira?

    Saluditos!

  • EVEREST

    Viajamos solo algunos de los viajeros del grupo DIWALI tour2022 a esta aventura.  Mi compromiso es  compartir contigo las imágenes y vídeos de esta gran experiencia, para ti, para familia y amigos.    Durante el vuelo pensé en ti, en cada uno de quien pudiera leer esto en algún momento.

    Subimos tempranito a un avión donde solo se asignan asientos del lado de la ventana para que todos los pasajeros disfruten de la espectacular vista en la ida o en el regreso. Claro que en la ida, me moví al asiento del otro lado del pasillo con mi hija para mirar la vista por su ventana y de regreso ella vino a mi asiento a compartir la mía.

    No queríamos perder ni un momento de la imagen.

    La aeromoza nos repartió un  folleto con los datos de los picos que iríamos viendo durante el trayecto para ir identificando cada cima y así ir apreciando las distintas cumbres.

    Despegamos para iniciar la aventura, buscando entre cientos de montañas nevadas y escuchando la explicación de la azafata para no perder de vista ninguna imagen.

    Hemos volado rodeando el Everest, la cumbre más alta del mundo.  Un pico nevado majestuoso  que se asoma y distingue entre muchos otros. Discreto y elegantemente vestido de blanco, emanando un reflejo de luz brillante que viene del sol al amanecer. Son las siete de la mañana cuando los rayos del sol brillan con intensa luz e iluminan de una forma muy cálida.

    Alistarnos desde las cuatro y pico de la madrugada para estar a tiempo al vuelo de recorrido expreso para solo contemplar este regalo de la naturaleza es emocionante. El encuentro en el aeropuerto con alpinistas y turistas que vienen de todo el mundo a tocar esta emblemática cúspide del mundo es interesante y me llena de curiosidad saber que cargan en esos enormes bultos de  equipaje colorido que solo incluye lo necesario para la supervivencia: no lujos, no decoración, solo lo que se va a ocupar que beneficia a todo el equipo y a tu compañero en el que vas a confiar tu vida y a su vez confiará en ti de regreso.

    Una emoción inmensa al mirar la superficie de la tierra desde la visión más alta de sus montañas entre cualquier otra que miramos algún día.  Mirar la cima para después bajar y guardar el recuerdo.

    El Everest es una cumbre soñada y anhelada por alpinistas tras años de preparación, disciplina y constancia para alcanzar un sueño.  Yo lo vi, lo vimos en familia tomando un vuelo específico para mirarlo desde el cielo.  Entre miles de cumbres y cimas distintas; unas chatas, unas picudas otras sin forma, se despliegan bajo la nieve helada de la gran cordillera de Himalayas.

    Días antes pisamos la nieve en Cachemira, la frontera del norte con Pakistán cerca de China. Unos días de vida en las montañas del norte.  La primera nevada fuerte de la temporada que se adelantó para darnos la bienvenida en las montañas.

    El Everest, nunca imaginé estar ahí cerca, ni si quiera lo había pensado.

    Nepal, ¿Habías oído el nombre de este país o tal vez te era familiar? Yo no, no lo había oído, pero sí Katmandú, en algún momento. Estar aquí en las tierras donde nació Buda, visitar la primera Stupa de la humanidad y entender un poco más sobre está filosofía de vida que busca liberar la mente del sufrimiento, el budismo.

    Cada paso en estás tierras me adentra en mi propia exploración, confrontarme con una cultura distinta a mi vida veloz de la Ciudad de México, mis rutinas. Impaciencia a veces con la inmediatez de los servicios y exigencias que he aprendido en la capital y gran ciudad y a lo largo de mi vida.  Aquí toca soltar todas las formas occidentales de lo conocido y adentrarse a la visión distinta de lo ancestral asiático y aceptar otros ritmos.

    Aprender a ver la vida sin juicios lo más posible sin esperar lo que yo quiero que ocurra.   

    Vuelvo al Everest…

    Tantas maneras de estar ahí, algunos en equipo caminando y llegando por las rutas planeadas durante años trabajando profundamente.  Cargando cuerdas, maletas, alimentos para varios días y mentalizados a las ventiscas y sorpresas del camino que ofrece esa ruta. Pienso como será cuando viene una tormenta o avalancha de nieve que cierra los caminos de la misma manera que se adelantó la nevada en Cachemira y cerró carreteras por un día dejando largas filas de transporte varado en la autopista por los daños causados. Comparo cuando la vida para y derrumba nuestros planes y el apego a lo que deseaba se apodera y sufrimos. La vida nos para muchas veces y cuestionamos porqué en lugar de esperar a comprender el para qué.

    TODO ES PERFECTO, así lo repito continuamente desde que aprendí esa frase y me encajó, acomoda todo lo que pasa y no comprendo en el momento pero sé que me dará respuestas claras cuando espero. Todo es perfecto, siempre está ocurriendo lo mejor.

    Yo llegué por avión, volando a contemplar el Everest, mientras rodeamos las montañas veía otros picos imponentes, majestuosos e impresionantes. Una sola es la cima más alta del mundo pero alrededor todas son altísimas.  Más de 7000 metros en general y la más alta llegando a 8,848.8 metros de altura. Se veían cráteres, veredas, caminos y montañas pegadas unas a otras que pareciera un lugar alejado del mundo totalmente.   

    Me cuestionaba cuáles son mis cimas, mis cumbres que he querido alcanzar y me han llevado a escalar mis propias rutas, en ocasiones cayendo y levantando; a veces sola, otras en familia y te pregunto:  ¿Cuáles son tus cimas que quieres alcanzar? ¿Cómo quieres llegar y con quién te acompañas? ¿Qué te falta para decidir tomar acción y dar pasos a tu camino? ¿Qué miedo te detiene? ¿Crees que has visto ya todas las opciones o te aferras a tu única visión?

    Hoy apunto a nuevas metas que anhelo recorrer con el corazón y llegar de la mano con quién quien me acompaña en mi camino.

    Mi montaña no es la más alta pero es la mía, es mi sueño y no se compara con la de nadie. Hoy no miro donde me he atorado sino apunto a dónde deseo dar el paso siguiente, mi paso a mi ritmo, el ritmo de mi corazón. El corazón late y si lo escucho con atención sintiendo cada latido, me recuerda la vida, el gran regalo de la vida que merece ser vivida con atención y presencia. 

    Estar presente todo el tiempo y cuestionarme lo que me dice la vida en cada momento y situación siempre es mi invitación… 

    ¿Qué más es posible?

  • India de nuevo

    Voy volando de nuevo hacia un territorio místico que me llena de ilusiones: la India.

    Vengo con un grupo que viene a vivir sueños de mucho tiempo anhelados y hoy llega el momento en que la vida nos une en una sincronía para descubrir juntos esta tierra de contrastes fascinantes que a algunos confrontan.

    ¿Porqué India? Sólo se que hace cuatro años India me invitó a descubrirla. No estaba en mis planes ir cuando mi hermana me entusiasmó a acompañarla y me negué porque mi vida tomaba otro rumbo en actividades importantes en ese tiempo.   

    De muchas maneras se facilitó el viaje y los caminos se abrieron hasta que llegué ahí en tiempos difíciles de familia. Mi pa vivía su último año, sus días fueron lo que le contábamos y vivíamos los que estábamos cerquita de él.

    Yo escribí todos los días para narrarle a mis padres lo que conocíamos y aprendíamos, así se convirtió en los relatos de todos los días que compartí con el grupo.

    Viajar en grupo es fascinante si quieres descubrirte de muchas maneras. Viajar en grupo es como tener delante tantos espejos que te muestran algo de ti y si sabes aprovecharlos obtendrás una maestría de autoconocimiento en unos días. El grupo es cómo una gran familia y como en las familias, hay cosas que no te gustan como también momentos de risas, de compartir, de aprender, de contener y confrontar. A veces abrazas, otras te abrazan y otras más te cansas. En grupo salen unas fotografías preciosas llenas de vida y te apoyas en otros para que tomen tu foto y tengas recuerdos maravillosos.  

    Al paso del tiempo hubo gente cercana que se entusiasmaba con mis relatos y las miles de imágenes que traje en recuerdos.  

    Vestirme con la ropa típica local me hace sentir tan conectada a cada lugar que visito donde a la vez luzco los bellísimos diseños de nuestros artesanos mexicanos con bordados y flores de colores hermosos.

    Hubo amistades que me pidieron que avisará si volvía a India algún día porque querrían venir conmigo. Fueron muchos quienes me pidieron decirles de una siguiente vuelta y así, hace un año me propuse llenar un grupo de viajeros y traerlos conmigo a llenarse de colores, sabores aromas y tradiciones milenarias.

    Voy volando a la siguiente escala en Toronto entusiasmada de reunirnos mañana por la noche con todo el grupo. Invitados míos algunos que no conozco más de llamadas de teléfono y video conferencias por zoom. Recomendaciones que se dan de boca en boca y así se ha reunido un grupo que ha iniciado cada uno su aventura y se configura un equipo de viajeros a India en fechas importantes para está nación. Me entusiasma ir compartiendo de nuevo algunos relatos de este tiempo nuevo que ahora me trae a Asia con mi hija, mi hermana, de la mano apretada de mi pareja. Se han sumado también gente hermosa que ha seguido el llamado de su corazón a explorarse en estás tierras. Vengo muy feliz y entusiasta de haber podido sembrar una semillita en otros que hoy vienen a germinar su sueño…

  • De viaje

    Viajar ha sido siempre algo muy natural y sencillo ya instalado en mí. 

     Viajar me gusta con todos sus retos porque vaya que los hay.   

    Lo primero que hago es planear el viaje: fecha y destino. Lo segundo es pensar con quién. Quién te acompaña en el camino enriquece tu experiencia y a la vez, te compromete a recibir lo que tú ofreces cuando te brindas de corazón.

    Tercero, mirar la cuenta regresiva, es decir, revisar todos los detalles que tienen que cumplirse de la fecha planeada hacia atrás, hacia el hoy que me permite planear.   

    Revisar presupuesto, buscar los canales que te llevan a lograr cada momento del viaje.

    No importa a dónde quieras ir, lo importante es que quieres vivir, aprender y fluir con lo que va llegando. Dejarte sorprender por los cambios, los ajustes que requieras hacer para vivir en presente, en conciencia cada proceso.

    El viaje inicia en tu mente cuando lo sueñas y sabes a dónde, cuándo, con quién y para qué.

    Entre los desafíos del viaje Madrugar para llegar muy temprano a aeropuertos para tomar vuelos, estar tres horas antes de tu horario asignado y muchas veces salir de casa de madrugada sin alimento y corriendo.

    Vuelos que se retrasan y cansancio en las salas de espera, pero cuánta riqueza hay en mirar a tantas personas que van al mismo lugar que tú, ¿tendrás algo en común con alguien por ahí?

    Conocer gente en los viajes ha sido un regalo enorme. Amistades del mundo que me abren el horizonte a distintas culturas y cariños…

    Hacer la maleta siempre ha sido para mí un ritual importante. Trato de no llevar de más, ni de menos. Siempre prefiero llevar menos ropa y repetir. Estoy convencida que el mejor look es «tu sonrisa» y buena actitud, eso siempre es bienvenido en todos lados. De cualquier manera suelo abrir mi maleta una semana antes de la fecha de salida y empezar a poner lo que creo que voy a llevar. El clima determina el guardaría y las actividades y planes resuelven lo demás.

    Soy diseñadora de modas y hoy mi carrera me ha permitido armar combinaciones básicas y ser práctica, jugar con colores y adquirir mi propio estilo definido.

    Me he decantado por llevar casi siempre la moda autóctona mexicana. La belleza de las blusas con bordados originales hacen lucir espléndida a cualquiera. Me gustan mucho los colores vibrantes y me permito llevar estampados grandes con collares de cuentas en contraste.

    Una buena maleta bien presentada y cómoda de transportar es importante para disfrutar mejor el paseo. La maleta es tu aliada y empacar todo es una técnica de acomodo de las prendas. Será tema de otras líneas.

    He aprendido a empacar un neceser completo con frascos en miniatura y tal cual llegó de algún lugar, ese mismo día lo relleno para tenerlo listo rumbo al siguiente destino.  

    Lo mejor al viajar es la compañía. ¿Viajas contigo mismo? ¿En pareja? O ¿acaso en familia o amigos?

    ¿Cómo vas a regresar con lo que experimentas compartiendo con tu gente? ¿Qué haces con tus aprendizajes?

    Te invito a viajar a tu corazón y escuchar que te dice, a qué destino te quiere llevar y te preguntes porque no has ido? ¿Qué te hace falta para dar el paso a tu siguiente destino?

    Me encantaría saber de ti y cómo podría apoyarte en la planeación de una nueva aventura.

    Sí, le digo a la vida, sí para la siguiente salida y es cómo si atrajera los paseos, gracias vida por los hermosos caminos que he recorrido.

    Ahora vuelo de tarde y las nubes aquí a lado me gustan, me recuerdan está altura, hasta donde podemos llegar…

  • Gracias XXII Feria Internacional del Libro

    Mil gracias a editorial Ultrilla por invitarme como autora a la grandiosa XXII Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México, donde se dieron cita más de 400 editoriales que presentaron miles de  ejemplares de libros para satisfacer a millones de lectores del país.   

    Historia, drama, novela, biografía, clásicos, arte, tecnología y todo lo que puedas anhelar para saciar tu sed de conocimiento y de entretenimiento. Una exposición de cultura montada de forma majestuosa en varias carpas gigantes donde comparten espacio codo a codo las editoriales que siguen fomentando el gusto por la lectura.

    Mirar mi libro… ahí… entre tantos otros como un día soñé, «Conexión 49», disponible para compartirse con ese público que llega y atraviesa el quinto piso: la llegada a los 50s que nos permite reconectar con la vida misma. Conexión 49 nació con la idea de hacer un alto y plantearme la nueva visión en la etapa de transición hacia el otoño de la vida.

    Un recuento biográfico dónde te comparto una trayectoria que he aprendido a dirigir hacia delante, dejando atrás y soltando el pasado que ya se fue. Aceptar el momento presente y la incertidumbre de la vida que nos sorprende cada día y a la vez, sorprender también a la vida con lo que vamos decidiendo en el camino.

    La Feria Internacional del Libro de la CDMX es un escenario de puertas abiertas donde puedes encontrar estás líneas que te invitan a buscar un momento donde tú y yo podamos identificarnos y cruzar nuestros caminos.

    La vida sigue y el camino abre veredas que ofrecen oportunidades para ser recorridas y está en cada uno decidir y explorar el camino que deseas tomar. Así, sin miedo… y solo mirando de frente con pasos firmes.

    «Caminante no hay camino, se hace camino al andar»… Serrat.

    Aquí te comparto algunas fotos durante mi participación y recorrido por las FIL 2022.

  • El valor de tu palabra

    En pasados días que estuve indispuesta y me prometí varias cosas para cuando sanara y estuviera al 100% recuperada de nuevo.   Hoy me pregunto si de verdad tomé compromisos serios o solo fue por el malestar que sentía.   El poder de la palabra es para mí algo tan serio y fundamental en la vida que solo por eso deseo profundamente cumplir con lo que me comprometí.

    Es fácil hacer promesas con un sentido de urgencia cuando nos sentimos rebasados por la salud, emociones o algo que no controlamos.  Cuando llega el momento de cumplir la palabra empeñada a veces cuesta trabajo.  ¿Te ha pasado alguna vez o solo me pasa a mí?

    Nuestra palabra es un tesoro, algo tan valioso y a menudo somos los primeros en olvidarlo.  Me cuestiono que, si nosotros no hacemos valer lo que decimos, ¿entonces quien lo hará?  ¿Cómo podríamos sentirnos respetados si no podemos respetarnos primero?

    La palabra dada es, o debería de ser como un contrato que sustenta un compromiso serio y sería suficiente con expresarla.   Si digo que voy a hacer algo, ¿lo hago?  Creo que muchos han olvidado la fuerza implícita que implica hablar.   Regresando a los compromisos adquiridos conmigo misma, hoy me siento comprometida a realizar lo que me prometí cuando estuve indispuesta.  Deseo no ser flexible para en verdad aprovechar los beneficios que finalmente me traerá cumplir. Conciencia de hacer ejercicio, cuidar la alimentación, escribir, realizar más talleres, etc. entre otras propuestas.   Los tan socorridos propósitos de año nuevo para empezar el mes y observar cuanto tiempo dura la motivación.  La voluntad, la disciplina y la firme determinación son elementos fundamentales que se requieren para lograr una meta, o lo que sea. ¿Qué tal eres a la hora de lograr lo que te propones?  ¿Es fácil para ti cumplir?  ¿Tu palabra vale? O ¿Te vale?

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • El llamado de tu corazón

    ¿Eres fiel? ¿Eres fiel a ti mismo?

    Dice el Dr. Alfonso Ruiz Soto fundador del Modelo de Semiología de la Vida Cotidiana que quien no es fiel a sí mismo, no puede ser fiel a nadie. Esta frase me impactó mucho pues desde pequeña escuché sobre la fidelidad a los demás, a la familia, a la pareja y al trabajo.   Saber que quiero yo y serme fiel es un llamado.

    Soy Laura, desde hace unos años descubrí mi pasión por comunicar. Escribiendo líneas, mensajes, hablando delante de un micrófono, compartiendo lo aprendido. Escuché ese llamado de mi corazón a seguir esta fascinante Vocación y emprendí el camino siendo fiel a mí misma, cambiando la ruta que venía caminando.

    Me apasiona el tema de la Vocación, ese llamado interno que nos inyecta plenitud cuando sabemos escucharlo y hacerle caso.  Descubrir, asumir e implementar una Vocación de vida es fundamental para la realización personal.  Combinar la Vocación con la Misión de vida y vivir con intensidad cada instante, saber el propósito de para qué te levantas y hacer valioso cada día.

    A través de muchos años de trabajo en el ramo de ventas, aprendí a entablar buenas relaciones con mis clientes y consultoras. Descubrí mi capacidad para socializar y relacionarme fácilmente con otras personas.  Entre ventas y charlas generé confianza mientras desarrollaba amistades maravillosas. Me di cuenta que muchas personas vivían un sentimiento desolador: la frustración, no estaban satisfechas con su estilo de vida.  En muchas ocasiones vivían condicionados por lo que otros les impusieron en la familia, el trabajo o la sociedad.  Algunos por no haber encontrado el camino y la vía o el valor para hacer lo que deseaban.  Lo que me preocupó más, es que algunas personas ni siquiera tenían claro un sueño que cumplir.  Lo anterior me llevó a estudiar y certificarme como Consultora y Comunicadora en Semiología de la Vida Cotidiana para poder responder ésta y muchas otras preguntas. 

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Decir adiós

    Para decir adiós es porque un día abrimos la puerta y dimos paso a algo nuevo en nuestra vida, a alguien que llegó.   Le dimos una cálida bienvenida y le permitimos quedarse un tiempo.   ¿Para qué?   Seguramente para vivir una experiencia que debíamos aprender.    Muchas veces no me cuestiono el sentido de cada persona que aparece en el camino en ese preciso momento, aunque ya lo hago cada vez más de manera consciente.  ¿Tú te lo cuestionas?

    Te invito a que a partir de hoy, en este instante te preguntes ¿Qué tienes que aportarle a cada persona que aparece en tu vida cada día?, o qué es lo que vienen a decirte y enseñarte los demás.   El modelo de Semiología de la Vida Cotidiana propone que todos somos Actantes, los que actúan.  Si, cómo los actores en un escenario, actantes que cuestionan nuestra conciencia. Se dice también que todas las personas son nuestros maestros y lo más maravilloso es que sin darnos cuenta muchas veces del hecho, también somos maestros para los demás.   ¿Qué es exactamente lo que estamos enseñando? ¿Te lo has preguntado?   ¿Qué es lo que dejas ver de ti?

    Cerrar ciclos como se terminan los capítulos de las series apasionantes en la televisión.  La primera temporada y luego la segunda y así tantas como llegan y se espera con ansia el siguiente episodio para ver que sigue.  Así tal cual. Se terminan programas de radio, libros, todo se termina.

    Pero regresemos al adiós, a la salida.  La salida de un proyecto, de un trabajo, de una relación. Cerrar ciclos asimilando experiencias.  ¿Qué es eso?  ¿Cómo se hace? Querrás saber. Tal cual, cerrar el ciclo de la misma manera en que un día se abrió lleno de sorpresas, ilusiones y expectativas para caminar por un nuevo sendero en que apostamos que tendría un final feliz.  Ahí está la respuesta de todo “un final feliz” en contra de un camino juntos.  El final ya estaba presupuestado.  ¿Es feliz de verdad tu final?

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Aprende a construir tu marca personal

    ¿Sabes cuál es tu marca personal?   ¿Conoces los beneficios de una marca personal?  ¿Para qué me sirve una marca personal?

    La marca personal es la huella que dejas en los demás.  Eso por lo que te van a recordar quienes se relacionen contigo.   Tal vez aún no le has dado la importancia que merece a este tema, sin embargo, creo que a partir de hoy le pondrás más atención por los beneficios que te puede reportar.

    Se construye a partir de la sensibilidad que te hace auténtico, genuino, esa versión de ti mismo que nadie más puede tener.   Es parecido al estilo, eso que no se puede imitar ni comprar ya que le pertenece a cada uno.  Puedes inspirarte de otros que lo hacen como te gusta, pero nunca igualado.

    No es algo que les guste a todos, pero si es lo que te hace el indicado para realizar una actividad precisa.  Creo que tiene que ver con tus talentos.  El talento es una capacidad especial de cada quién, esa habilidad que has desarrollado de manera tan natural que incluso en ocasiones pasa desapercibido para ti, pero otros lo admiran.  El talento te genera placer al ejercerlo y no busca pago, simplemente disfrutas haciéndolo y si lo compartes te lleva a un estado de realización personal y plenitud.

    La marca personal aprovecha conscientemente ese regalo único que es tuyo: tu talento, y lo pone al servicio de los demás.   Impacta en las personas y es aquí a donde quiero llegar. Dice la Coach Argentina Alejandra Contreras, experta en marca personal que es: “dejar huella.”  Ese recuerdo que queda en la mente de las personas. Yo creo que es como cuando paladeas un buen vino y queda ese retrogusto, el sabor que se fija en el paladar al pasarlo y te apetece un sorbo más.

    ¿Recuerdas en tus tiempos de estudiante a quien siempre negociaba con los maestros difíciles? ¿O al que explicaba las matemáticas mejor que el profesor? Tal vez viene a tu memoria quien dominaba la tecnología y apoyaba a los otros, o recordarás a la compañera que siempre decía los discursos en las ceremonias, a quien organizaba las mejores fiestas y era muy bueno en los contactos. Siempre había expertos en algo, y se les tomaba en cuenta.  Algo así como líderes en alguna materia. Tú, ¿en qué eres experto? Así deberíamos tener claro cuál es nuestro gran talento que puesto al servicio beneficia a otros, y explotarlo.  

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Caminando entre mujeres

    ¿Sabes cómo podemos mejorar individuos, familias y comunidades?   ¿Tienes idea de cómo aportar tu granito de arena a la sociedad?   ¿Qué crees que puedas hacer desde tu trinchera para aportar valor?

    Si duda, todos tenemos derecho a vivir de manera digna y de la misma manera poder dignificar a otras personas.   Poner nuestros talentos a trabajar sacando nuestra mejor versión en el servicio es una obligación y pienso que no es negociable. 

    Todas las personas tenemos dones y talentos, esas capacidades naturales que afloran de manera genuina en lo cotidiano, en lo pequeño, en eso que hacemos tan fácil y eso que nos hace especiales y únicos.   Hay quien ha conquistado su talento y logra vivir de eso, sentir esa gran satisfacción de apostar por lo que lo hace pleno. Todos los días poder entregar a la vida lo que hace mejor, donde se siente completo, cómodo y contento.   Lo triste es descubrir la gran cantidad de seres humanos que aún no pueden desdoblar eso que vinieron a hacer a esta experiencia llamada “vida” por desconocimiento, por condicionamiento o por imposibilidad.

    Una manera de permitirnos ejercer nuestras capacidades es a través de la educación, de una formación que nos de acceso al autoconocimiento. Saber lo que nos gusta, lo que nos empodera, lo que nos conduce a nuestro propósito y misión de vida.  La frustración, en contra de la auto realización, acompaña a quien no alcanza a implementar sus dones.

    Inicia la Certificación Internacional de Equidad de Género y la Economía del Cuidado este 1º de febrero liderado por ONU Mujer.  En este ambicioso proyecto compartiremos información y herramientas para sensibilizar y generar conocimiento promoviendo un cambio estructural y cultural para movilizar a la colaboración través de 17 ponencias con un destacado equipo que presenta temas de gran interés.   Desde distintos países del mundo expondremos para toda la comunidad latina. El enfoque es hacia los 4 Pilares de la Economía del Cuidado:

    1) El trabajo y las tareas del cuidado. 2) El cuidado del planeta. 3) La educación de inteligencia emocional en todas las etapas de la vida y 4) La transparencia y métricas de impacto ambiental.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Cómo decir no sin sentir culpa

    ¿Te ha pasado que querías decir NO y salió un SÍ? Ese NO que se quedó atorado en la punta de la lengua y en su lugar ganó el SI. ¿Por qué me pasa eso tan seguido? ¿Te lo has preguntado? ¿Será que solo me pasa a mí?

    ¿Cuántas veces en la vida has tenido que hacer algo que no querías porque no te atreviste a pronunciar la hermosa palabra de dos letras que resuelve miles de situaciones y te hace sentir tan bien?

    ¿Qué sucede dentro de mi que siento pena cuando en realidad no quiero aceptar un compromiso? Eso es ignorarme y sentir que lo mío no vale con tal de quedar bien. Puedo creer que el otro no podrá resolver solo si yo no le ayudo o le acepto y entonces sentirme rechazado.

    ¿Por qué la culpa? Tal vez pienso que no merezco estar bien si el otro no está de acuerdo conmigo o tengo la creencia de que es egoísmo mírame a mi primero y me siento menos que los demás.

    ¿Cuál es el miedo oculto detrás de cada SÍ que digo? Podría ser que en realidad no tengo una opinión mía que hacer valer o quizá me voy al futuro lejano y siento ansiedad de lo que podría pasar si fallo y digo que NO. Le quito valor a mis sentimientos y emociones.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Haz un alto total para disfrutar más tu camino

    ¿Has escuchado la frase que dice: “Uno propone y Dios dispone”? ¿Cómo es para ti cuando las cosas salen de tu control? ¿Te enojas o buscas el aprendizaje?

    La vida me paró en seco justo iniciando el año con todos los planes que he venido organizando y te compartí en los textos anteriores. En toda planeación hay que hacer espacio para las sorpresas que pueden ocurrir en el camino. Escuchar lo que la vida viene a decirnos en cada situación porque dicen que, si no comprendemos el mensaje, pronto repetiremos la experiencia, pero con volumen más fuerte para ver si ya escuchamos y entendemos.

    Tras un fuerte resfriado de fin de año, se confirmó positiva mi prueba de antígenos para COVID-19 y a cumplir el reposo y los cuidados protocolarios, pero sobre todo a escuchar lo que mi cuerpo pide a gritos: Hacer un ALTO en el camino.

    Varios días han pasado ya con molestias y voy decodificando las claves que necesito atender. Un poco de paz, estar en silencio, atenderme, cuidarme y dejar de ver hacia fuera un rato. Cerrar un año lleno de proyectos, procesos, eventos, trabajo, certificaciones y otras actividades que me ofreció el 2021 y hoy me dicen: Alto.

    Yo he sido de las personas que acepté el confinamiento a mi favor. Descubrirme laborando en casa por zoom, así como muchos tuvimos que aprender, me permitió viajar por el mundo digital a sitios que jamás hubiera imaginado. La experiencia ha sido fascinante y mirar como las fronteras ya no existen. Algunos días tuve consulta por la mañana con España, a medio día con Estados Unidos y por la noche con Puebla. Hubo viajes sin avión ni transporte, sin pasaporte ni hacer maleta. Días en Colombia y otros en Argentina en entrevistas pasando por tantos lugares hermosos conociendo gente de culturas tan distintas donde el común denominador que todos queremos es la armonía, la paz, la salud, el diálogo, la amistad y donde lo que nos duele es lo mismo: la injusticia, la mentira, la escasez entre otras cosas.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Cómo conectar con tu interior ayudando a los demás

    ¿Y cómo llevas la edad? ¿Sientes entusiasmo en tu vida? ¿Llevas cargando una mochila pesada en tus hombros? ¿Percibes que el tiempo se te va de las manos? ¿Aceptas tus canas?

    Hace poco más de dos años en mi cumpleaños 51, decidí dejar de teñirme las canas y aceptarlas con amor y gratitud. Hoy puedo decir que ha sido una gran elección porque con las líneas plateadas alrededor de mi rostro, brillé con otra luz y una mirada de reconciliación con un nuevo momento de aceptación en mi vida. Soltar la idea de verme joven todo el tiempo.

    Casi treinta años de teñirme como esclava del tinte cada tres semanas a lo más y hoy liberada de ese yugo es un gozo enorme. Ampliemos.

    Lo cierto es que la edad se lleva en cada poro de la piel, en cada experiencia, en tantos recuerdos. Basta mirar la edad de los hijos para calcular la mía. Pero no es solo eso, los rasgos del cuerpo que van cambiando, las venitas que se notan en las manos y se marcan más, la piel que va tornando flácida en algunas zonas. Las líneas de expresión alrededor de los ojos, los labios que van perdiendo su pigmento, las entradas que dejan atrás una melena abundante.

    ¿Acaso es atrevido lo que estás leyendo? ¿Molesta? En ocasiones se acompaña con el dolor de rodilla, la vista disminuida, una menopausia o andropausia mal atendida, porque los hombres en general ni toman en cuenta esta etapa para muchos totalmente desconocida desde mis investigaciones.

    Pero las canas son algo especial, algo que se puede cubrir y esconder, contrario a todos los otros signos antes mencionados. Dejarlas brillar al natural es una afrenta a los cánones de belleza, al estigma de mantenerse más joven y hay quien dice que parece descuido de la imagen personal. Una querida amiga me dijo que me veía viejita guapa, pero viejita al fin. ¿Tú que piensas?

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Abraza la incertidumbre del momento presente

    ¿Abrazar la incertidumbre? ¿Cómo es eso?

    Es cierto que siempre hay una constante: el cambio. El cambio que nos invita a tomar caminos diferentes, a salir de la zona de confort. Una manera es dejar de resistirnos y aceptar en conciencia lo que viene a decirnos.

    El mundo vive tiempos muy difíciles, el corazón se toca y se conmueve ante el dolor y el sufrimiento ajeno que nos vuelve compasivos. Ese sufrimiento que muchas veces toca nuestro propio dolor y nos lleva a reflexionar sobre algunas heridas del pasado tal vez aún no sanadas. El sentimiento de impotencia que se apodera al pensar en familias que ni la deben ni la temen y tienen que salir de sus casas en un éxodo, buscar refugio en algún lugar lejano y vivir el miedo, terror entre explosiones y mirar cómo se desmorona la vida justo detrás de una pandemia.

    No hay palabras de consuelo que animen, pero yo te pregunto hoy ¿Qué te causa incertidumbre a ti exactamente? Dos años completitos de pandemia, cuando vamos ya tomando fuerza y acostumbrándonos, o no, al cubrebocas, reintegrándonos a la vida fuera. Cada uno su propia incertidumbre.

    ¿Qué ganancias has tenido en este tiempo? ¿Cómo podemos responder a esta incertidumbre del momento presente? Seguramente descubriste a tu familia y aprendiste a conocerla de otra manera, nos pasó a todos y aprendimos de ellos. Conocimos la intimidad de cada uno, compartimos espacios, nos cuidamos unos a otros, nos descubrimos. Soltamos viejos patrones y estilos de vida e incorporamos otros nuevos. Aprendimos algo de tolerancia “la convivencia armónica de las diferencias”, A. R. S. Tolerarnos a nosotros mismos en un encierro y sacar la creatividad para pasarlo lo mejor posible ante pérdidas, ante la idea de no ver amigos ni salir a abrazarnos.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • 3 claves para ganar horas en 10 segundos

    El tiempo es uno de los recursos más valiosos que tenemos y no es renovable.    Un grandísimo tesoro al que no se le pone mucha atención porque a todos se nos ha repartido de igual manera. 

    Hoy te pregunto ¿Se te va el día y no alcanzas a hacer lo que verdaderamente desearías?  ¿Sientes frustración por no dedicarte a lo que realmente es importante para ti?  ¿Sabes que te rebasan las obligaciones y compromisos y no está en tus manos cambiarlo?

    Retomar la vida como quien va a invertir en una hipoteca y analiza las distintas posibilidades que ofrece el mercado, buscando la mejor opción para mi presupuesto.  Revisar cada inciso de un contrato antes de firmarlo y comprometerme por años en una cuota fija que voy a pagar para disfrutar de un bien.

    1.      Analizar en qué empleo mi presupuesto de valiosas horas cada día.   Ese tiempo precioso que no vuelve más y se está gastando en actividades que en ocasiones no me gustan, no tienen sentido, ni aportan a mi desarrollo emocional, espiritual y de conciencia.  Ese tiempo que solo representa quedar bien en un trabajo por la mera cuestión económica tan necesaria para cubrir mis gastos y los de mi familia.  Es cierto, tal vez tengo un contrato laboral que cubre mis necesidades y por miedo a no encontrar algo mejor, me estanco ahí desgastando toda mi energía que podría ocupar en lo que sí le da un sentido profundo a mi vida.

    2.       Analizar cuáles vínculos en verdad son significativos para mí y soltar con gratitud esas relaciones que no me dejan ser yo mismo y compartirme en mi mejor versión.  ¿Te has preguntado si todos los vínculos que tienes son nutritivos para ti y de la misma manera te permiten aportar a ellos?   Seguido escucho personas que no están a gusto en relaciones y siguen ahí por la costumbre o por miedo a una soledad temporal que asusta, que no se permiten alejarse de ciertas personas que las menosprecian, ningunean o no las valoran. ¿Sabes cuánto tiempo y energía te roba eso?  Porque no solo es el tiempo que pasas físicamente sino la cantidad de horas que pasas rumiando la idea de qué haces ahí sin salir y lo feliz que podrías ser de otra manera.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ

  • 3 claves para garantizar fidelidad en una relación

    ¿Alguna vez te planteaste si hay garantías de fidelidad en cualquier tipo de relación? Pues las hay y es más fácil de lo que tú crees. Vamos a ello.

    Hay tantas definiciones que encontré sobre esta palabra y en resumen se refiere al cumplimiento de compromisos acordado respecto a relaciones, ideas y compromisos Tiene que ver con la constancia y determinación. Capacidad de dar cumplimiento a promesas o acuerdos que se asumen. Relacionado a la lealtad.

    En Lucas 16: 10 dice: El que es fiel en lo poco, también será fiel en lo mucho; y el que no es fiel en lo poco, tampoco lo será en lo mucho.

    1. Conocer tusvalores y tenerlos tan claros como el agua cristalina. Saber con exactitud qué es lo que para ti es fundamental y lo que no aceptas ni permites. Lo que noesnegociable en tu vida y que te lleva de la mano a ponerlímitescon facilidad.

    2. Ser fielatimismo. Sinoeresfielatimismo,nopuedesserfielanadie. Si sabes que es lo que para ti es fundamental, lo haces valer con entusiasmo y sin ningún esfuerzo. Te respetas con facilidad y no dudas. Así de sencillo. No te vendes por poco. Cumples tu palabra.

    3. Ser Congruente. Se refiere a pensar, decir y hacer en la misma dirección. Es decir SI cuando quieres decir que SÍ, con seguridad y claridad, de la misma manera dices NO cuando no quieres algo. No hay duda para ti y queda perfectamente claropara los demás.

    Aplicar estas prácticas claves te será de gran utilidad para desenvolverte y poder tomar decisiones fácilmente cuando te comprometes en cualquier relación. Tú mismo irás viendo si la persona, proyecto o empresa empata con tus valores. Hay personas que en su lista de valores tienen la amistad por prioridad, otras el éxitoeconómico, algunos más: el servicio; otros asumen la religión, el deporte o el conocimiento, o los títulos como lo fundamental y todo está bien para cada uno si es fiela esa idea.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ

  • Liberar la culpa y el rencor para sanar nuestro interior

    La culpa es un sentimiento que muchos hemos experimentado de una forma miserable porque sabemos que hemos dañado a otra persona y no hemos podido reparar el daño, en ocasiones ha sido sin querer causar ningún mal y otras veces ha sido conscientes de que algo podía salir mal.

    De cualquier manera, la sensación que se vive es una emoción de tristeza, incomodidad e impotencia ya sea por una culpa real o imaginaria. La culpa se puede quedar instalada por un tiempo largo que nos baja la vibración.

    Podemos sentirnos juzgados o criticados ante la responsabilidad de la acción cometida que ha provocado dolor en el otro. La culpa invita a la reflexión y a querer resarcir el daño realizado, aunque ya no sea posible corregirlo. Incorporar la dimensión del error es un acto de humildad al sabernos frágiles para hacer las cosas correctas todo el tiempo. Cuestionar la intención que nos llevó a dañar puede darnos luz para disminuir ese sentimiento de remordimiento y obsesión.

    LEER COLUMNA COMPLETA AQUÍ…

  • Decisiones y acciones que nos llevarán a una realización personal: TU FARO INTERIOR

    Se dice que “Si puedes soñarlo, lo puedes lograr”. Esta frase la he escuchado muchas veces y algún día me la creí. Si, me atreví a confiar en un sueño grande, anhelado: Escribir un libro.

    Nacida en una era de altos condicionamientos socioculturales que impactaron en mi formación, he ido aprendiendo que se pueden quitar como las capas de una cebolla que se van retirando, hasta huele feo también, pero el aroma de conquistar sueños se asemeja a un perfume fino y vale la pena. El sabor del triunfo es delicioso como el chocolate negro que me fascina, y también se acaba.

    Todo momento es sólo eso, instantes que se acaban pero que implican una experiencia. Vivir algo que nos hace crecer, nos reta, nos confronta y llega, así como llega la primavera, y también pasa.

    Triunfar es conquistarnos a nosotros mismos y darle batalla al miedo, a la pereza, al que dirán, a la comparación, a cambiar la estrategia para llegar a la meta. Implica atravesar desiertos y noches oscuras, pero con un sentido profundo. Triunfar es decirle a la vida que apuesto por una misión, es comprometerme con un proyecto y resolver todo lo que esté a mi alcance que parece que me detiene y me aparta de él.

    PUEDES LEER LA COLUMNA COMPLETA AQUÍ

  • Cinco tips para lograr tus propósitos del 2022

    ¿Cómo tendría que cambiar todo en tu vida tan sólo porque ya inicia un nuevo año? ¿Mágicamente el 2022 te traerá todo lo bueno? ¿Qué tendrías que hacer para que verdaderamente inicies el año haciendo una diferencia?

    Te invito a que reflexionemos juntos sobre estas preguntas. He escuchado a mucha gente soltando proyectos y sueños que se prometieron y nunca cumplieron. Lo que no se agenda no tiene importancia. Si antes de que cierres el año en tu brindis de noche vieja dejas todos tus propósitos agendados por meses, ¿crees que podrías sentirte más organizado para darle su tiempo a cada anhelo sin que te satures en una lista de interminables deseos que puedan quedar en el olvido? Es decir, no tan solo como una lista, sino respetando el tiempo de cada actividad que te prometes concluir.

    PLANEA ESPECÍFICO. La maravillosa sensación de logro te hace sentir motivado a seguir trabajando con entusiasmo en una meta. Te invito a que te plantees el momento de tu sueño realizado y te visualices como si ya lo hubieras logrado en tiempo y forma. Desde esta visión mires en tu mente los pasos hacia atrás, todo lo que hipotéticamente hubieras realizado hasta que desmenuces semana por semana para que dejes claro cuáles son las acciones precisas a trabajar por mes y así puedas hacer una planeación correcta y adecuada que te pueda dar resultados.

    PUEDES LEER LA COLUMNA COMPLETA AQUÍ…